sábado, 1 de octubre de 2011

¡El Ladrón y Las Tres Casas!


¡El Ladrón y Las Tres Casas!


Un Extracto Importante del Libro de Ibnul Qayyim sobre el Recuerdo

(Al Wabilu Sayyib)


Ciertamente el siervo es capaz de reforzar su concentración en la oración y centrarse en su Señor (durante ella) si él tiene éxito en vencer sus deseos y antojos. Sin embargo si su corazón ha sido conquistado, sus deseos lo han tomado cautivo, y el Shaytan es capaz de encontrar un lugar dentro de él, entonces ¡cómo puede este individuo evitar los susurros y pensamientos (que lo molestan durante la oración)!

Verdaderamente los corazones son de tres tipos:

1. El corazón que está desprovisto de Iman y todo tipo de bien, este es el corazón oscuro. El Shaytan ya no tiene que hacer frente a este corazón con susurros porque ahora mora en él. Él decreta lo que desea en él y ha tomado el control completo de este.

2. El corazón que ha sido iluminado con la luz del Iman. La fe ha encendido sus luces dentro de él, pero al mismo tiempo hay todavía presente alguna oscuridad de deseos y vientos de desobediencia. El Shaytan se acerca y retrae de esta categoría de corazones, y a veces él aprovecha las oportunidades. La guerra (en este corazón) es a veces severa y otras veces calma.

El asunto de los individuos que caen dentro esta categoría de corazones varía entre mucho y poco. Algunos poseedores de esta categoría son, por lo general, victoriosos sobre su enemigo, mientras los otros con regularidad permiten que su enemigo consiga ventaja. Un tercer grupo es aquellos que tienen momentos iguales de fracaso y victoria.


3. El corazón que está lleno de fe. Este corazón está iluminado con la luz del Iman y el velo de los deseos y la oscuridad han sido levantados de él. La luz del Iman brilla dentro del pecho y ese brillo contiene llamas. Si los deseos intentan acercarse al corazón, estos son quemados por las llamas (del Imán). Este corazón está protegido de manera similar a la protección del cielo por las estrellas. Si el Shaytan intenta avanzar hacia el cielo para robar (información) lo golpean con una estrella y él se quema. El cielo no es más precioso que el creyente y la protección de Allah para el creyente es mayor que Su protección del cielo. El cielo es un lugar de culto para los Ángeles, este es también el lugar de la revelación (el Quran fue traído al último cielo y luego revelado al Profeta (sallallaahu alayhi wasallam) trozo a trozo), y en él (el cielo) están los rayos de obediencia. Pero el corazón del creyente es el lugar del Tawhid, amor (de Allah, el Profeta - que la paz y las bendiciónes de Allah sean sobre él-, Islam, etc. ...), entendimiento y fé. En él estan los rayos de los elementos mencionados anteriormente, y por lo tanto es conveniente que sea protegido de los complots del enemigo. Como consecuencia de esto, él (el enemigo) no puede obtener nada de este (el corazón del creyente) excepto apoderándoselo engañosamente.

Un buen ejemplo de esto ha sido hecho con el ejemplo de 3 casas:

1. La casa del rey: En ella están sus tesoros, joyas preciosas y pertenencias.

2. La casa vacía: No hay nada presente en ella.

3. La casa del siervo: En ella están su riqueza, joyas preciosas y pertenencias, pero en efecto sus pertenencias son mucho menos (en valor y cantidad) que aquella del rey.


Un ladrón se acerca con la intención de robar de una de las casas, ¿cuál desvalijaría él?

Si usted dice que él robaría la casa vacía, esto es algo imposible porque la casa vacía no posee nada que robar para él. Basado en esta (realidad), fue mencionado a Ibn Abbass (que Allah esté complacido con él): Verdaderamente los judíos afirman que ellos no experimentan susurros (distracciones) en la oración. Ibn Abbass con eso comentó: "Qué haría el Shaytan a un corazón que está ya destruido"

Si usted dijera que él robaría de la casa del rey, esto también sería imposible debido a la fuerte presencia de guardias, por consiguiente el ladrón no puede acercarse a esta casa. ¡Cómo podría él, mientras el rey mismo protege su propia casa! ¡Cómo podría él venir cerca mientras esta casa está rodeada y guardada por un ejército!

Por consiguiente no hay nada más para el ladrón que la tercera casa. Esta es la casa a la que el ladrón intenta acercarse.

Es incumbente para el individuo inteligente que reflexione sobre este ejemplo con una verdadera reflexión y contemplación, y aplique este ejemplo a los corazones ya que ciertamente es aplicable.



Traducido del inglés por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia
Referencia en castellano: http://perlasdelislam.blogspot.com/ y http://ibnalqayim.blogspot.com/
Texto en inglés: http://salafitalk.net/st/viewmessages.cfm?Forum=11&Topic=8057

No hay comentarios:

Publicar un comentario