viernes, 11 de octubre de 2013

¡Oh, tú, que malgastaste tu fuerza sin reserva!



¡Oh, tú, que mal gastaste tu fuerza sin reserva!

Al Imam Ibn Qayim al Jauzía (rahimahullah) dijo:

¡Oh, tú, que malgastaste tu fuerza sin reserva!¡Y transgrediste en tu enfermedad sin un escudo! ¡Y quién no tiene ninguna paciencia para arrepentirse! ¡No niegues el acercamiento de la destrucción, ya que la enfermedad causará la corrupción! ¡Si siguieras el remedio divino para curarte, teniendo un escudo contra los deseos vanos y las lujurias, habrías encontrado la salvación! ¡Lamentablemente, la lujuria cegó tu perspicacia, hasta el grado que piensas que la salvación significa abandonar la promesa de Allah a cambio de los vanos deseos! ¡Qué ciega perspicacia tienes! ¡Te hace impaciente durante una hora, después descubres la desgracia para siempre! ¡Viajas buscando esta vida mundana a pesar de su naturaleza pasajera y descuidas prepararte para tu viaje a la Otra Vida a pesar de su eternidad!

Si usted encuentra a un hombre, que compra algo sin valor a cambio de algo precioso, y vende algo que no tiene precio (inestimable) a cambio de algo sin ningún valor, verdaderamente es un tonto.”

Al fawaid (Trad Ing p. 104)

Traducido del inglés por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia
Texto original en castellano: http://perlasdelislam.blogspot.com/2012/10/oh-tu-que-malgastaste-tu-fuerza-sin.html
Texto en inglés: http://maktabasalafiya.blogspot.com/2013/10/o-you-who-wasted-his-strength-without.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario